martes, 25 de abril de 2017

SÍNDROME DE BURNOUT O EL DESGASTE OCUPACIONAL

Es un trastorno emocional relacionado con el ámbito laboral, el estrés del trabajo y estilo de vida del trabajador. Hay un agotamiento físico y mental crónico, desmotivación para realizar sus tareas, cambios en el comportamiento, agresividad hacia los compañeros, ansiedad, depresión, irritabilidad y mal humor.
Afecta más que todo al personal encargado de atención al público, aunado a acoso laboral, con turnos demasiado largos y con elevado nivel de responsabilidad, trabajos muy monótonos y repetitivos, carentes de incentivos o reconocimientos. Ejemplo típico: personal de salud.

La carga psicológica y la presión a la que cada día nos sometemos en el trabajo, perjudica gravemente nuestra salud. Sufrir “Burnout” (síndrome de desgaste profesional, síndrome de desgaste ocupacional (SDO), síndrome del trabajador desgastado,  síndrome de quemarse por el trabajo, síndrome de la cabeza quemada) es muy común en la actualidad debido a la sobrecarga de trabajo, mala organización en las tareas, la amenaza de despido o la propia autoexigencia personal.
Tener un “trabajo estresante” está  estrechamente relacionado con problemas cardiovasculares. Los malos hábitos en la alimentación, fumar y la falta de ejercicio físico tienden a agravar aún más nuestra salud.

¿Quienes están en mayor riesgo?  En general los más vulnerables a padecer el síndrome son aquellos trabajadores que deben interactuar con clientes en forma intensa o duradera (quienes deben atender público). Dichos empleados generalmente tienen un desempeño satisfactorio, comprometidos con su trabajo y con altas expectativas respecto a las metas que se proponen, en las que el Burnout se desarrolla como respuesta a estrés constante y sobrecarga laboraL.
El síndrome de Burnout es muy frecuente en personal de salud (nutricionistas, médicos, enfermeras/os, psicólogas/os, psiquiatras, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales,  así como personal administrativo)  docentes , deportistas de élite, teleoperadores (operadores de Call Center), personal de las fuerzas armadas.
Existen dos factores de riesgo para la aparición del síndrome Burnout.
El stress como resultado de una responsabilidad, que con frecuencia supera las capacidades del individuo para resolverlas, y si a esto le agregamos la incertidumbre del futuro, los problemas económicos y las relaciones familiares con poca tolerancia, son fuertes detonantes.

La deprivación del sueño y el efecto negativo que causa en el desempeño laboral  ya se conoce y está comprobado que la deprivación crónica del sueño altera la concentración y disminuye  la capacidad de decisiones dando como resultado el incremento de los errores con consecuencias fatales.

Las causas y los síntomas:
Tiene múltiples causas, y se origina principalmente en las profesiones de alto contacto con personas, con horarios de trabajo excesivos. Se ha encontrado en múltiples investigaciones que el síndrome ataca especialmente cuando el trabajo supera las ocho horas diarias, cuando no se ha cambiado de ambiente laboral en largos periodos de tiempo y cuando la remuneración económica es inadecuada. El desgaste ocupacional también sucede por las inconformidades con los compañeros y superiores cuando lo tratan de manera incorrecta, esto depende de tener un pésimo clima laboral donde se encuentran áreas de trabajo en donde las condiciones de trabajo son inhumanas, sin reconocimientos ni incentivos.

Los síntomas:  Se desarrollan progresivamente.
1.) Síntomas psicosomáticos: Cefaleas, molestias gastrointestinales, dolores musculares, dolor lumbar, dolores articulares, insomnio.
2.)Síntomas conductuales:  Problemas de relación interpersonal, absentismo laboral, mal humor y agresividad.
3.)Síntomas emocionales: Distanciamiento afectivo, ansiedad y disminución del rendimiento laboral.
4.)Síntomas defensivos: Negación de los síntomas y desplazamiento de los sentimientos hacia otros ámbitos (pareja, familia, círculo de amigos).

¿Qué se debe hacer para prevenir el Burnout? 
Debe haber responsabilidad tanto del personal de mando (empresarios y gerentes) como del personal subalterno, para aprender y practicar técnicas especiales para manejar el stress laboral. 
Horarios laborales más flexibles.  
Terapias de relajación, pausas activas. 
Apertura de zonas para gimnasio en las mismas instalaciones de la empresa. 
Salidas al aire libre como terapias extralaborales, salud mental y esparcimiento periódicamente.

Usted como empleado, debe tener claro su papel en la empresa, tener en cuenta la máxima que dice “nadie es absolutamente imprescindible en una empresa”,  y recordar siempre que primero está  la familia; además  sin salario, también hay salvación. Es válido para trabajadores dependientes e independientes, la  sana costumbre de imponerse metas razonables , que no le produzcan ansiedad ni estrés perjudicial a su organismo.

No hay comentarios: